viernes, abril 14, 2006

siguiente estación, la raza

Me encontraba un jueves por la tarde … sí, ustedes lo adivinaron: en el Messenger… (increíble que Word te ponga “messenger" en mayúsculas!).. dialogando –nuevamente- con mi inner-self.. should i, or should i not take a súbito, desquiciado, inadvertido, unprecedented y un tanto inoportuno camión al Distrito Federal?
La situación parecía ser precaria, por lo que decidí tomar mi bicicleta y llegar lo más lejos que quisiera, hasta que me diera demasiada flojera regresar… Conforme lo hacía y llegaba a lugares que no había visto en Monterrey (con la ayuda del sr. Guía Roji), me di cuenta de que el sentimiento que tenía ante la toma de una decisión era bastante claro y obvio: corre, huye lo más lejos que puedas, y luego, tal vez, ve qué demonios haces… Me di cuenta que en realidad en muchas ocasiones nos comportamos de esa manera.. así que –sin dejar de pedalear, claro está- comencé a dilucidar un poco sobre las opciones que ante mí se tendían.
En realidad no lo pensé mucho.. pensamientos como “Live for today”, “Go for it”, “Come frutas y verdures” y “One little two little three little Indians” me cruzaban la mente sin parar… di media vuelta justo antes de llegar al “Parque Ecológico La Silla” (después de haber husmeado un poco por debajo de un puente) y volví a toda marcha esperando que no fuera demasiado tarde.
Mi viaje al parecer duró menos de lo que yo hubiera imaginado, pues pude empacar, planear mi siguiente semana –esta-, y pues… salir..
Alcancé el último camión cuando iba por el penúltimo, lo cual quiere decir que estuve valiendo un ratote en la estación, pero me sirvió para ir acomodando mis ideas.. a qué demonios voy al DF?? Alguien lo sabe??

“Asiento #9, por favor… de estudiante”

Una mirada amable, a la cual le cruza por un breve momento un gesto de desprecio (ser estudiante es genial!), me da un boleto para salir en 40 mins., y otro en blanco para cambiar llegando a la estación del Norte.



Me doy cuenta de que (maldita sea!!) olvidé mi yogurt en el refri, lo cual me obliga a comprar víveres en la estación.. o sea en otras palabras ser robado.. pero va, tengo un sobrante de 637 pesos (no sabía si alcanzaría descuento de estudiante, pero sí, yei!!!) y nothing’s gonna let me down!

Me subo al camión.. escucho música por un par de horas, y antes de saberlo, ya estaba dormido.




“Cuando entres a los baches, es que ya vas llegando al DF”… me dijo una amiga la primera vez que fui al DF… creo que me acordaré de eso cada vez que viaje al sur. Es una seña indiscutible, te asomas bajo la cortina y ves un taxi vocho y sabes que, en efecto, vas llegando a la metrópoli más grande del país.

Momentos antes el camión había hecho una escala en Querétaro. Después de sonreír al recordar la one-day stop de hace casi un año y de reconocer la estación, intenté dormirme, sólo para hacer un intento fallido pues pusieron la película de “Pequeños Detectives”… ese tipo de películas tan malas que no te dejan pensar en otra cosa porque la tienes que ver.. jajaja, como la de Paparazzi.. lo peor de todo es que creo que cuando era chico la había visto por gusto.. jaja.. ahh, la tierna, dulce e inocente infancia.

Para mi enorme felicidad, la película por fin se acabó, y me encontraba antes de saberlo en aquella estación que ya casi comienzo a conocer bien. Me bajo e instintivamente busco la entrada al metro.
Ah, no… decido cambiar mi boleto antes. Bueno que lo hice, quedaban tres lugares disponibles y eso que salía en tres días.. estas pascuas tan atareadas!!

Desciendo, compro mis 5 boletos a 10 pesos, y entro..camino un poco.. el olor característico, el ruido, la gente… oh, espera.. no hay tanta gente!! Esto es algo que me sorprendería por los siguientes días, y es que en semana santa, al parecer el DF se vacía.. genial…
Momentos después me encontraba en el ya clásico Túnel de la Ciencia, donde podía ver fractales y las mismas imágenes de hace casi un año: fetos, helechos, animales, constelaciones, nebulosas, etc…

Tomo la línea verde y me dirijo hasta CU.. sin escalas, sin tardanzas..


Ahora bien.. maldito DF!!! Siempre me reseca los labios.. pero es extraño, porque además de que se resecan, se me irritan sobremanera, lo cual aunado a un mango con chile… son la muerte.. simplemente, la muerte!! Pero en fin.. esos temas no nos interesan mucho, verdad?

Y pues así fue… Eugenia.. Etiopia… …. Quevedo.. Copilco.. y finalmente la luz del sol, una llamada, y momentos después “Universidad”. Salí, y el mural se encontraba ahí, tal y como lo había dejado tiempo atrás. Con la misma gente esperando, con los mismos anuncios de tarjetas de teléfono, pero con un poco menos de estudiantes…


Visitar el DF relampagueantemente estuvo chido, me quedé en casa de una amiga.. no me bañé el primer día… en fin, uds saben.. cosas de todos los días, jaja… Esta visita se caracterizó por recorrer varios lugares en un tono menos turístico (a diferencia de todas aquellas veces que salimos durante el verano, jeje) y más bien (bueno, creo yo) como parte de alguien que vive ahí y está de vacaciones..
Entre los highlights estuvo un desayuno en el Café Tacuba (donde al parecer porque no traíamos a ningún adulto con nosotros creyeron que nos íbamos a salir corriendo o algo así.. discriminadores!! Aún así eso no le quita lo rico, jeje), un paseo en lancha por el lago de Chapultepec.. sí, al estilo de cuando era un tierno infante *oo, una visita nocturna a coyoacán con unos pies que me dolían DEMASIADO, unos tacos dorados deliciosos en un mercado mañanero típico del DF (no me había tocado ver cabezas de cerdo :S), una visita a la Tienda UNAM (“TU”), la visita al templo mayor (que por cierto no había ido), una visita fallida a una supuesta obra de teatro jajaja, un recorrido a pata por sendos pasillos de CU… ah, y un impulso de comprar ositos cariñositos (don’t ask…)

El comentario de Sr. No Turista iba en el sentido de que por una vez no anduve por todos lados con mi cámara.. OMG!!! Can you believe that?!?! .. .you’d better.. .pues qué puedo decir, simplemente quise disfrutar más “el momento” en vez de estar capturando cada instante para no olvidarlo..

Si me pongo a pensar, en realidad fue una visita demasiado geek en el sentido de que fuimos a muchas exposiciones de museos.. por otra parte me di cuenta que en efecto, hay muchas cosas interesantes qué ver en los museos.. aquí en monterrey casi no voy a museos y cuando he ido, usualmente son artistas contemporáneos desconocidos o algo así.. jajaja. Pero en el DF no…

La exposición más conocida que visitamos fue la de Rodin, en el museo Soumaya. No, ni siquiera aquí tomé fotos (de lo cual sí me arrepentí un poco, debo admitirlo… pero al menos así las imágenes se quedarán fielmente en mi cabeza en vez de ser lentamente trastornadas (wth!!! Yo siempre creí que era traNstorno!!!) y modificadas… espero, jaja) por el ángulo que pueda ofrecer una cámara de 4.1 MP. Al parecer aquí se concentró toda la gente que no vimos en el metro (ya ni siquiera en Balderas o en Hidalgo.. de hecho casi todas las veces nos tocó ir sentados! Alabado sea el DF en semana santa!!), pues el remanso que otrora fuera un calmo lugar para hablar, reflexionar, etc.. ahora era un espacio en el que se exponían bailarines, pensadores y amantes besándose, ante cientos de curiosas miradas.

En otra ocasión tomamos el metro y agarramos para salir en Chapultepec y oh sorpresa!! Ahí se encontraba la misma fuente que había fotografiado meses antes… el mismo escenario, con la torre mayor atrás, siendo vestigio de épocas pasadas… Lamentablemente en esta ocasión no había ningún tepo colgándose de las rejas, y pues tampoco llevaba mi cámara (duhhh) como para tomarme fotos de nuevo. Ni modos.

Ya adentro sucedió el episodio del mango con chile (y no es albur), y también nos dimos una vuelta por el museo de Arte Contemporáneo??? Ahí adentro del parque.. adentro había obras de Frida Kahlo (las dos Fridas, que yo recuerde), Octavio Paz, Álvarez Bravo (y secuaces) y Remedios Varo.. De esta última me agradaron bastante algunos de sus cuadros surrealistas y oníricos que tenía (no recuerdo los nombres.. uno creo era “saliendo de con el psiquiatra” o algo así, jeje). Estaban padres.

Pero definitivamente la exposición que más me agradó por razones que podrían ser un tanto obvias (referirse al título de este blog) fue la de Francis Alÿs (creo que así se escribe), con su exposición que llevaba por lema “everything that I saw, heard, did or undid, understood or misunderstood, within a perimeter of ten blocks around my studio in the centro historico of Mexico city.”. En esta exposición había fotos precisamente de “eventos insignificantes”, fotos del Zócalo, de las calles… había diapositivas de hielos andando por toda la ciudad.. de perros, etc.. en fin, todo lo que puedes ver en un día cualquiera en una ciudad como el DF. El video que más me gustó fue el de la botella, jeje.. no recuerdo el nombre exacto, pero venía acompañado de la frase “if you are a real spectator, what you are really doing is waiting for the accident to happen” y la de “sometimes making nothing leads to something” and “sometimes making something leads to nothing.”… nice, huh? En este video lo que se hacía era filmar una botella (de agua Bonafont, creo) a la que hacían rodar (con un ventilador, supongo.. no creo que el viento haga todo eso) y ver cómo se estrellaba con personas, paredes, carros, bicicletas, perros, etc… creo que al final la aplastan o algo así.. muy al estilo de la bolsa de aire (“the most beautiful thing” *oo) en American Beauty.

Lo más curioso fue que no pensábamos ir a esa exposición porque habíamos visto varios anuncios y al menos a mí no me había llamado mucho la atención, a excepción de porque la imagen era un tipo caminando con unos converse aqua. Caímos casi por casualidad, y no nos arrepentimos.

Fueron tres excelentes, imprevistos, súbitos, deliciosos, extraños, divertidos y cansados días que me sirvieron para despejar un poquito –sólo un poco, sólo por unos días-, mi mente… sin embargo all good things must come to an end.. y para pronto me encontraba utilizando mi último boleto de metro (casi diría que los compré exactos) para ir directo y sin escalas a la central del norte. .. En el camino iba pensando en todo lo que estaba dejando atrás, y sobre todo pensaba también en que así acababa entonces semana santa, que no había hecho todo lo que había querido hacer, y que tendría que estudiar mucho para mis siguientes exámenes.

Pensaba en lo que pasaría cuando llegara. Pensaba en que muy seguramente que volviendo lo primero que notaría sería el cambio tan drástico de temperatura.. que me encontraría con un taxista parlanchín que estuviera hablando sobre todas las ganas que tiene de hacer una carne asada (mmhm!! Beer and meat!!) y también de algún juego de los rayados, o de cómo están las “chavitas” en equis o ye lugar.. Sí.. así es Monterrey, eso es lo que puedo esperar, cuando estoy en el metro viendo las estaciones pasar, viendo la gente entrar y salir, escuchando las promociones de los vendedores ambulantes, y preguntándome qué tanta esperanza se necesita.

En el altavoz de las cabinas nuevas solamente se escucha:

“Siguiente estación, La Raza.”

1 comentario:

Tremendo Mojón dijo...

que pedo... este es de los post que no veo cuando pones wey... pero estuvo chido. Casi no me arrepiento de haberlo leido.

Publicar un comentario

Entradas Relacionadas







[ ver más citas ]